Trabajadoras mirando ordenador

Delegar, una competencia imprescindible

Delegar es la capacidad para trasladar una responsabilidad o autoridad en la realización de una tarea.

Es una competencia que diferencia a una dirección sobrecargada de una dirección exitosa.

 

Entonces, ¿por qué no delegamos?

 

Saber delegar es una competencia imprescindible pero muy escasa. Entre las razones más comunes por las cuales no delegamos, se encuentran las siguientes:

  • Sobrevalorar las propias capacidades. “Nadie lo sabe hacer como yo…”.
  • Infravalorar las propias capacidades. “No delego por si lo hacen mejor que yo…”.
  • Infravalorar las capacidades de tu equipo. “No quiero asumir el riesgo, por si el trabajo no sale…”. Las personas suelen ser más competentes de lo que se piensa, pero hay que darles la oportunidad demostrarlo.
  • No tener todo bajo control. Es muy difícil controlar absolutamente todo, siempre se escapa algo y puede ser una responsabilidad de gran relevancia.

 

Si te identificas en alguna de estas circunstancias, es probable que tengas que trabajar esta competencia para desempeñar una posición de liderazgo.

Un buen líder precisamente es capaz de hacer funcionar a su equipo de trabajo por sí sólo sin ser imprescindible. ¿Te identificadas con esta máxima?

 

Cómo delegar

 

A la hora de delegar, es importante establecer:

  1. Qué se delega. Se delegan las tareas menos directivas: de tipo administrativo, que no requieren toma de decisiones, con menor grado de incertidumbre…. Como hablamos en las leyes del tiempo, hay que delegar las tareas urgentes pero no importantes o las tareas no urgentes ni importantes. Siempre se delega el trabajo, no la responsabilidad.

 

  1. En quién se delega (subordinados y compañeros) y por qué (tienen las competencias necesarias y están contratados para ello). Para ello, es necesario conocer las capacidades y aptitudes de los subordinados y compañeros. Por eso, es importante que los directivos participen en la selección de personal. También hay que invertir el tiempo necesario en formación, pues es un ahorro a largo plazo.

 

  1. Cómo se debe delegar. Hay que planificar la delegación con las siguientes pautas:
  • Transmitir toda la información pertinente de forma clara: misión, objetivos, etc.
  • Comunicar el rendimiento deseado.
  • Indicar los procedimientos y fechas de revisión y seguimiento.
  • Permitir que hagan preguntas y asegurar que se ha entendido la información.

 

  1. Cuándo debe terminar la tarea. Hay que establecer plazos concretos.

 

Beneficios de delegar

 

Hay múltiples beneficios al delegar, entre los que podemos destacar:

  • Aumento general de la productividad, al dar solución a un gran número de problemas.
  • Reducción de la carga de trabajo y, por consiguiente, reducción del estrés.
  • Inversión del tiempo en las tareas más estratégicas que requieren conocimiento y experiencia gerencial.
  • Incremento de la implicación y motivación del equipo al sentirse necesarios e importantes y que confían en ellos.
  • Estimulación de nuevas destrezas del equipo.
  • Aprovechamiento de los talentos de los colaboradores.

 

 

Conclusión

 

Saber delegar eficazmente es una ventaja competitiva que reporta beneficios para todas las personas implicadas y, en consecuencia, permite alcanzar resultados más exitosos.

 

También te puede interesar: leyes del tiempo, ¿qué debo saber sobre el periodo de prueba?, horas extras en el contrato a tiempo parcial.

 

¿Confías en tu equipo como para delegar tus tareas?

¿Qué estrategia sigues al delegar?

¿Cuál es tu experiencia acerca de la delegación de tareas?

¡Estamos a tu disposición en consultas@laclave-rrhh.es!